||Lo que debes saber
Lo que debes saber 2018-06-12T11:17:09+00:00

Lo que debes saber antes de adoptar

Con tu adopción no sólo estás ayudando al animal que adoptes sino también al que pueda ingresar en su lugar para ser cuidado por nosotros y ya no esté sufriendo en las calles.

Entregamos a todos los animales completamente sanos, vacunados, desparasitados y esterilizados.

TOMANDO LA DECISIÓN DE ADOPTAR

TOMA UNA DECISIÓN INFORMADA

Antes de adoptar un animal debes tener en cuenta que cada especie tiene necesidades y costumbres bien determinadas. Asegúrate de conocer bien los cuidados básicos antes de tomar la decisión. Piénsalo muy bien y no adoptes por impulso, ya que si no estás dispuesto a asumir este compromiso de por vida, terminarás por abandonarlo causándole muchísimo sufrimiento.

¿Podrás ser un dueño responsable?

Deberás tener a tu animal de compañía esterilizado, proporcionarle una alimentación apropiada y cuidado veterinario, ofrecerle un lugar adecuado al resguardo del clima donde se pueda ejercitar y descansar, hacerlo portar siempre la placa de identificación, no dejarlo salir solo a la calle o sin correa, y por supuesto, convivir con él dándole cariño. En el caso de los perros hay que pasearlos regularmente entre 3 y 6 veces al día. En el caso de los gatos, asignarles una caja con arena especial para hacer sus necesidades y mantenerla limpia. Sin la alimentación correcta y sin sus vacunas, el animal podría enfermarse, causándote además un gasto extra al llevarlo al veterinario.

¿Tendrá compañía el animal?

Debes tener en cuenta que los animales, al igual que los humanos, necesitan cariño. Si crees que tienes poco tiempo para dedicarle puedes plantearte la posibilidad de adoptar 2 animales de compañía, de iguales o diferentes sexos. Ambos reparten su territorio y lo comparten con respeto, juegan todo el tiempo y al cabo de un par de días suelen dormir abrazados.

¿Está permitido tener un animal en el lugar donde vives?

Antes de tomar la decisión asegúrate que en el lugar donde vives estén permitidos los animales, así como también cuáles son las restricciones y los reglamentos al respecto. Debes evitar cualquier inconveniente con los vecinos para no poner en riesgo la salud del animal.

¿Tienes otros animales?

Es muy importante que pienses también en estos miembros de tu familia y en cómo sería la convivencia con un animal nuevo. Debes ver la forma correcta de presentarlos para propiciar que se lleven bien con el nuevo integrante. En esto puedes pedir asesoría al personal del Centro de Adopciones. Al principio habrá mucha curiosidad y miedo, y posiblemente algunos bufidos y manotazos, mientras no sean graves hay que dejarlos actuar sin interferir, ya que se están “repartiendo” el territorio, que en unos pocos días lograrán compartir en una convivencia agradable para ambos.

¿Podrás comprometerte durante toda su vida?

Considera que los perros y los gatos pueden vivir de 15 a 20 años, entonces debes tener la seguridad de que, pase lo que pase, no desampararás a éste animal: un divorcio, una muerte, una mudanza son causas para que la gente se deshaga de sus animales. Si piensas en mudarte, asegúrate de buscar un lugar adonde puedas llevarlo contigo, ya que él será un miembro más de tú familia y no debes abandonarlo.

¿Tienes niños en casa?

Además de buscar un animal familiarizado con niños, es extremadamente importante que éstos sean conscientes de que el carácter de los animales es similar al de los humanos. A nadie le gusta que lo lleven en brazos inseguros mientras alguien grita en su oreja. El niño aprenderá a conocer las diversas formas de actuar que tienen los seres vivos, a respetarlos y a quererlos. Sólo hay que explicarle que al animalito hay algunas cosas que le gustan y hay otras que le molestan. El juego no violento, divertido y supervisado es el mejor camino para que se integre totalmente en la familia.

¿Están todos de acuerdo?

Cada integrante de tu familia debe aceptar la adopción del animal. No deben haber sorpresas porque pueden surgir problemas posteriores. Deben verificar que nadie sea alérgico o asmático ya que son las causas más comunes por las cuales las personas deciden deshacerse de sus animales.

¿Cuentas con los recursos económicos para mantenerlo?

Básicamente debes poder asumir gastos de: alimentos, vacunas, productos de limpieza e higiene, juguetes y emergencias veterinarias. Ten en cuenta que otros gastos pueden surgir, por ejemplo, al irte de viaje si no tienes quién te lo cuide tendrías que dejarlo en una pensión.

¿YA SABES QUE PUEDES Y QUIERES ADOPTAR?

Decide el tipo de animal que se adapta a tu estilo de vida y comprométete a cuidarlo para toda su vida.

Sácate todas las dudas y comienza con el proceso

Antes de tomar cualquier decisión, es muy importante plantear todas las dudas que surjan acerca de las necesidades del animal, su historia, su forma de relacionarse con las personas, su estado de salud, etc. Todo lo que te parezca importante para conocer al máximo al que será tu compañero durante muchos años, podrás preguntárselo al personal de Adopciones, quienes te asesorarán en todo con mucho gusto, ya que debe seleccionarse según la situación familiar y las personalidades de los integrantes de la familia.

¿Raza o cruza?

La diferencia que existe entre un perro de raza y uno mestizo es que los primeros, al descender de miembros de una misma raza, tienen un estándar específico. Esto quiere decir que, al adoptar un animal de raza, sabremos con casi total seguridad cómo será físicamente al alcanzar la madurez y tendremos una idea aproximada de su carácter. Por su parte, en los perros mestizos o provenientes de cruzas, no tendremos esa seguridad de saber cómo serán físicamente aunque podremos hacernos una idea aproximada. Sin embargo, a su favor cuentan con una mejor salud y temperamento, ya que en los animales de raza son frecuentes los problemas genéticos y debilidades físicas. Pero, independientemente de si es de raza o no, todo perro será un compañero leal que nos aportará un amor incondicional. Por eso, a la hora de elegir, no debemos dejarnos llevar por la apariencia sino por una personalidad que se adapte a nuestro modo de vida.

Tómate tu tiempo: una elección precipitada te perjudicará a ti y al animal adoptado.

En los Centros de Adopciones podrán asesorarte y responder a todas las preguntas que tengas antes de tomar la decisión final. Averigua todo lo que puedas sobre el comportamiento y las necesidades del animal. Debes darle tiempo y espacio para que se vaya acostumbrando a su nuevo hogar. Si reflexionas bien, conseguirás el más afín a tus expectativas y el amigo más auténtico que puedas imaginar.

¡Cuídalo!

No dejes que se pierda, ya que volverá a sufrir todo lo que había padecido antes de que lo rescatáramos. Debes comprometerte a regresarnos al animal si por algún motivo ya no puedes hacerte cargo de él. Nunca se lo des a alguien más, si tienes algún interesado, contáctanos con él y nosotros realizaremos el cambio de adoptante y la entrega.

¿Macho o hembra?

Lo normal es que los machos sean más dominantes y posean una mayor confianza en sí mismos mientras que las hembras son más cariñosas y más hogareñas. La esterilización hace que el deseo de los machos de escapar o pelearse por el celo en las hembras y sus consecuencias desaparezcan. Sin embargo, toda regla tiene su excepción, por lo que es muy importante conocer la personalidad de cada animal independientemente del sexo.

¿Adulto o cachorro?

Es cierto que los cachorros son adorables y seguro que la mayoría optaríamos por ellos pero sus necesidades son mayores y requieren mucho tiempo y esfuerzo. Sin embargo, ver crecer a una mascota hasta que se convierte en adulta es una gran experiencia. La desventaja es que no podemos predecir su comportamiento o aspecto físico una vez que crezcan. Un perro adulto es una opción más cómoda a pesar de que, desgraciadamente, existen muchos perjuicios hacia ellos. Sin embargo, lo cierto es que se habitúan mucho más rápido a una familia y ya poseen cierta educación. Además, no requieren una atención constante y no nos desbordarán con su energía como lo haría un cachorro. Aportan el mismo cariño y compañía sin obligarnos a seguir un ritmo frenético. Otra ventaja es que ya conocemos su personalidad, y ya sabemos qué enfermedades han sufrido y a cuáles serán propensos

¡Comprométete!

Debes comprometerte a brindarle: Alimento fresco y agua limpia diariamente. Atención veterinaria periódica: desparasitación semestral y vacunación anual. Un espacio adecuado donde tenga protección contra el sol, la lluvia y el frío. Seguridad para que no se pierda, cuidar especialmente puertas y ventanas. Siempre hacerlo portar placa de identificación y salir a pasear con correa. Y sobre todo, mucho cariño. Él debe ser parte del hogar e idealmente vivir dentro de la casa.

¿ESTÁS LISTO PARA LOS SIGUIENTES PASOS?

CONOCE LOS REQUISITOS PARA ADOPTAR

CONOCE EL PROCESO DE ADOPCIÓN

CONÓCELOS

Tienes 3 opciones para conocerlos: