Si te encuentras a algún animal indefenso en la vía pública, piensa que posiblemente terminará siendo sacrificado en un antirrábico o atropellado por algún vehículo después de haber sufrido durante un tiempo hambre, frío y mucha desesperación.
No pienses que llevarlo a un albergue será una buena solución, ya que éstos están muy saturados. ¡Si te lo propones, tú puedes ser su salvación!
No es una tarea muy complicada, sólo hay que tener muchos deseos de ayudar a otro ser en peligro.

Instrucciones para rescatar a un animal

  • La mayoría de las veces el animalito estará muy asustado y costará trabajo acercársele. Debes tener cuidado porque un animal asustado se puede sentir en peligro y atacar a quien les parezca una amenaza.
  • Si tienes oportunidad, puedes pedir prestada una jaula-trampa a alguna asociación o veterinaria, (o tratar de fabricar una con una caja del tamaño necesario si es un gato) y una cuerda: la idea es tener un dispositivo donde el animal se introduzca solo, atraído por la comida que se coloque adentro, y que se pueda cerrar rápidamente para no darle oportunidad de que se vuelva a escapar.
  • Observa bien el lugar donde se encuentra y determina cuales son los riesgos de que el animal salga lastimado o se espante y huya, corriendo el riesgo de que lo atropellen.
  • Intenta que el animal te asocie a la comida: prueba darle distintas cosas: golosinas para animales en salsa, salchichas, pollo, jamón, quesos; puedes ayudarte soplando en su dirección para que le llegue el aroma.
  • Si es un gato, una opción a distancia puede ser usar un puntero láser, si tienes la suerte de que le atrae el punto que se mueve, podrás acercarlo hacia ti hasta que vea que no representas un peligro, sino un compañero de juegos.
  • Debes agacharte lo más que puedas para que no te registre como un peligro por ser más grande que él.