Ángel de la Guarda

Ángel de la
Guarda

Ángel de la Guarda
||Ángel de la Guarda
Ángel de la Guarda 2016-11-03T11:01:07+00:00

Si te encuentras a algún animal indefenso en la vía pública, piensa que posiblemente terminará siendo sacrificado en un antirrábico o atropellado por algún vehículo después de haber sufrido durante un tiempo hambre, frío y mucha desesperación.
No pienses que llevarlo a un albergue será una buena solución, ya que éstos están muy saturados. ¡Si te lo propones, tú puedes ser su salvación!
No es una tarea muy complicada, sólo hay que tener muchos deseos de ayudar a otro ser en peligro.

Instrucciones para rescatar a un animal

  • La mayoría de las veces el animalito estará muy asustado y costará trabajo acercársele. Debes tener cuidado porque un animal asustado se puede sentir en peligro y atacar a quien les parezca una amenaza.
  • Si tienes oportunidad, puedes pedir prestada una jaula-trampa a alguna asociación o veterinaria, (o tratar de fabricar una con una caja del tamaño necesario si es un gato) y una cuerda: la idea es tener un dispositivo donde el animal se introduzca solo, atraído por la comida que se coloque adentro, y que se pueda cerrar rápidamente para no darle oportunidad de que se vuelva a escapar.
  • Observa bien el lugar donde se encuentra y determina cuales son los riesgos de que el animal salga lastimado o se espante y huya, corriendo el riesgo de que lo atropellen.
  • Intenta que el animal te asocie a la comida: prueba darle distintas cosas: golosinas para animales en salsa, salchichas, pollo, jamón, quesos; puedes ayudarte soplando en su dirección para que le llegue el aroma.
  • Si es un gato, una opción a distancia puede ser usar un puntero láser, si tienes la suerte de que le atrae el punto que se mueve, podrás acercarlo hacia ti hasta que vea que no representas un peligro, sino un compañero de juegos.
  • Debes agacharte lo más que puedas para que no te registre como un peligro por ser más grande que él.
  • Si tienes un animal en casa, procura que tus manos o ropa no tengan su olor, ya que un perro o un gato asustado tiene sus sentidos bien preparados para la defensa.
  • Procura que no haya ruidos molestos que pongan al animal más nervioso, háblale con voz suave, son muy sensibles a los tonos de nuestra voz.
  • Una vez cerca puedes tirarle encima una toalla o trapo grueso para taparle la visión y, actuando rápidamente, envolverlo para que no se salga. Si no cuentas con esto intenta agarrarlo del pellejo lo más cercano a la nuca, para evitar que salgan lastimados tanto él como tú. Puedes usar guantes gruesos que consigues en la tlapalería.
  • Si es un cachorro busca a su madre, ya que no deberían ser separados hasta que termine su período de alimentación con leche materna, si la encuentras y capturas asegúrate de encontrar a la camada completa, ya que un cachorrito solo no podrá sobrevivir.
  • Enciérralo si cuentas con una jaula o caja de buen tamaño, o si se deja, colócale una correa para que no huya. Si es un cachorro abrígalo bien del frío.
  • Revisa si porta placa de identificación o busca a su dueño que puede estar cerca.

No consideres la opción de llevarlo a un albergue ya que estos lugares están saturados, mejor intenta darle asilo temporal en tu hogar.

Primeros cuidados cuando rescatas a un animal

  • Lo primero es llevarlo con un veterinario. Es importante que no lo bañes ya que sus defensas se encuentran bajas por su situación y por el estrés y podría empeorar su estado de salud.
  • Sigue las instrucciones de vacunación y tratamientos en caso de estar enfermo o traumatizado.
  • Llévalo a tu casa y colócalo en un cuarto pequeño (puede ser el cuarto de baño) sin corrientes de aire y de donde no se pueda escapar. Ofrécele agua y alimento. Puedes dejarle papel de periódicos para que haga sus necesidades. Déjalo solo por unas horas para que se tranquilice.
  • Si es un cachorro debe estar siempre junto a una fuente de calor (calefacción o botellas de plástico duro con agua caliente envueltas en toalla). Debes consultarle al veterinario sobre la fórmula especial para alimentarlo que es cada 3 horas con biberón o jeringa. Nunca lo alimentes con leche de vaca simple ya que eso puede causarle problemas digestivos. Pídele a tu veterinario que te enseñe a estimular su esfínter para que haga sus necesidades, de la misma forma que lo haría su madre. Deberás vigilar su peso y sus heces, además de que no haya deshidratación ni vómitos. Consulta con el veterinario cuándo y cómo se debe ir cambiando al alimento sólido.

Preparación y adopción del animal rescatado

  • Recorre la zona donde lo encontraste, quizá su dueño haya colocado carteles en su búsqueda.
  • Realiza carteles, impresos o a mano, o comunícalo por redes sociales informando la fecha en que fue encontrado, su apariencia, tamaño, edad, señas particulares y de ser posible con su fotografía, incluye la forma de contactarte; colócalos en la zona del rescate.
  • Si alguien llama por el aviso, pídele la descripción del animal, el número de teléfono de su Médico Veterinario, el nombre del animal y finalmente observa cómo el animal reacciona al ver a esa persona.
  • Es muy importante esterilizarlo, puedes buscar apoyo en asociaciones protectoras que te darán un bajo costo o en campañas gratuitas. (La sobrepoblación de animales sufriendo en la vía pública es un grave problema y necesitamos hacer un gran esfuerzo para prevenir que nazcan más animales no deseados.)
  • Aplicarle todas las vacunas, puedes buscar apoyo en asociaciones protectoras que te darán un bajo costo.
  • Embellécelo y báñalo para que luzca lo mejor posible, recuerda que generalmente escogemos por la vista.
  • Si no encuentras a su dueño y mientras esperas que el animal se recupere puedes ir buscándole un hogar definitivo
  • Realiza carteles, impresos o a mano, o promociónalo por redes sociales informando su apariencia, tamaño, edad, comportamiento (cariñoso, juguetón, tranquilo, tímido, etc.) y de ser posible con su fotografía. Indica que estaba perdido y que espera encontrar pronto un hogar que lo quiera y cuide. Incluye la forma de contactarte y colócalos en la mayor cantidad de sitios que te sea posible (veterinarias, estéticas, cafeterías, gimnasios, supermercados, etc.) y reparte los carteles y pide que compartan también en redes sociales entre tus amigos y familiares.
  • Asegúrate de conocer bien a quien se lo darás, hay que realizar una investigación para que el animal vaya a un hogar cariñoso y responsable, donde le puedan brindar todos los cuidados necesarios y que no se pueda escapar, no querrás que vuelva a sufrir en la calle después de todo lo que has hecho por él (solicítales que le coloquen un collar con placa de identificación para encontrarlo en caso de que se pierda).
  • Llévalo tú hasta su nuevo hogar para verificar que el animal estará en buenas condiciones, entrégale su carnet de vacunación y todo el historial médico que tengas de él, también puedes darle una guía de los cuidados básicos que necesitará.
  • Pídele que si en algún momento se arrepiente, te hable inmediatamente y tú irás por el animalito, ya que te has encariñado mucho y quieres asegurarte de que esté bien, que por ningún motivo se lo dé a alguien más sin informarte y mucho menos abandonarlo en la calle o en algún albergue.
  • Comunícate a su nuevo hogar para saber si se está adaptando bien, el mismo día que lo entregaste, al día siguiente, al tercer día, a la semana, al mes, etc. Procura hacerlo regularmente para que vean que en verdad estás interesado en su bienestar y si surge algún inconveniente poder arreglarlo cuanto antes.

¡Ahora que ya conoces el proceso y ves que no es tan difícil puedes repetirlo varias veces, así estarás ayudando a muchos animales!

Es necesario educar a las personas para que nunca dejen abandonado a un animal en las calles, carreteras, descampados o atado a un poste con la esperanza de que alguien lo rescate. Un animal doméstico no puede defenderse a sí mismo y sufre mucho al estar desamparado y triste por el abandono.

¡La próxima vez que veas a un animal en una situación difícil, no voltees para otro lado!
Sé su “Ángel de la Guarda”. Tú ya sabes cómo ayudarlo y puedes hacerlo, él te lo agradecerá toda su vida.